Todo es infancia

EDITORIAL de la revista PRIMER ACTO 356
TODO ES INFANCIA, por Ángela Monleón

Escribo estas líneas después de la atenta relectura de las 312 páginas que construyen este número. Respiro hondo. Me fumo un par de cigarros… ¿Por dónde empezar? Son tantas cosas. Cierro los ojos ante el papel en blanco. Y escucho. Empiezan a volar las palabras, con la prisa por hacerse entender… Ya está. Me miran fijo, quizá desde la cubierta de un barco, una cuneta o un vertedero de basura. Y dicen: Todo es infancia.

Es cierto, pienso. Crecer no debiera ser nunca renunciar. A los deseos –ya fantasías–, al sueño de un mundo más justo –qué tontería y qué manera de perder el tiempo–, a los finales felices –imposibles, que ya se sabe que el hombre es el lobo del hombre–, en definitiva, a todo aquello por lo que merece la pena vivir. ¿Cómo va a ser eso crecer?

La sección con la que siempre abrimos Primer Acto se dedica esta vez a las infancias, las propias y las ajenas, buscando ese plural intencionado que acoja todos los lugares por los que transitan los más de treinta navegantes que han emprendido travesía.

Después, huellas de guerra. Reflexiones, experiencias escénicas y textos llegados de todas las orillas. Reflexiones sobre las huellas de nuestra guerra civil, de nuestra dictadura, de la Ex-Yugoslavia, de la II Guerra Mundial, de México, de Colombia… Cómo afrontar esas heridas… Experiencias escénicas: Entramos en un teatro. Se descorre el telón. Luciérnagas, jóvenes, familias enteras, una mujer, el puerto de Alicante, los niños de Ana María Matute, dos inmigrantes, un grupo de antiguos enemigos, lo que era  una vez y ya no es… Sin memoria no hay reconciliación, apuntamos con letras muy grandes. Respiramos hondo, de nuevo. Y seguimos. Llegamos a los textos dramáticos que se integran en este bloque. Son tres: Morelia, 1937, de Claudia Tobo; La bandera de los tres colores, de Ignacio Amestoy; y Aleksandra Zeck, de Oliver Frljić. En todos ellos, la infancia es protagonista, es voz que enfrenta la memoria, que interpela y niega el olvido. Niños y niñas que cruzan sus miradas de un mar a otro, la de los que se fueron hoy adultos y la de los que se quedaron. Y esa otra infancia detenida, cercenada por la violencia.

Recuerdo ahora algo que mi padre siempre comentaba, esa capacidad extraordinaria del ser humano para lo más terrible y para lo más hermoso. Y el teatro en el centro, tan pequeño y tan importante para alumbrar pensamiento, para llenarnos la cabeza de preguntas, para imaginar otros caminos y rebelarnos contra lo que nos dicen inevitable. Qué hartos estamos de ser víctimas de la historia… Verdad, ¿Federico? Te gustará saber que hemos regresado a Valderrubio, a la Huerta de San Vicente, a Fuente Vaqueros. Que hemos escuchado el eco de un piano y que hemos desobedecido las órdenes de Bernarda, aquella que ordenó silencio tras la muerte.

Una vez más, el recuerdo de Valle Inclán… Y de su tierra, Galicia, un hermoso texto, Mi película italiana, de Rocío Bello, donde llueve tristeza y el sol aparece al mismo tiempo, donde descubrimos a la niña que mira los muros de esa casa azul que fue sueño de infancia.

Y van quedando ya pocas páginas. Mención especial merece el ensayo de Nieves Mateo, galardonado con el Premio de Ensayo Teatral Essencia, dedicado a la auto ficción. La sección habitual de Escenarios recoge entrevistas y artículos sobre distintos espectáculos. El capítulo de Reseñas se abre con la dedicada a comentar el que será primer volumen de una colección, la que ponemos en marcha junto al Nuevo Teatro Fronterizo y su, ya nuestro, ya de todos, Teatro contra el olvido. Le siguen otras como la escrita por los siete dramaturgos y dramaturgas que integraron el VI Laboratorio de Escritura Dramática de la SGAE.

Cerramos con un Hasta siempre a Salvador Távora y a Fernando Olaya. Quedan pendientes las palabras sobre Antonio Lozano, sobre Juan Antonio Hormigón…

Releo lo escrito una vez más.

Corrijo alguna cosa.

Respiro.

Las palabras del inicio siguen ahí.

Miran fijo, quizá desde la cubierta de un barco, una cuneta o un vertedero de basura.

¿Recordáis lo que decían?

Decían:

Todo es infancia.

Y, ahora, como siempre os digo, buena travesía.

 

- Sumario Primer Acto 356 -

Primer Acto

Primer Acto. 356
Primer Acto. 356

Textos Teatrales

  • Itsi Bitsi”, Iben Nagel Ramussen (Odin Teatret). Primer Acto, 346 (enero-junio 2014): 102-109
  • “La selva es joven y está llena de vida”, Rodrigo García. Primer Acto, 346 (enero-junio 2014): 174-193
  • “Linfojobs”, María Velasco. Primer Acto, 347 (julio-diciembre 2014): 47-54
  • “La araña del cerebro”, Nieves Rodríguez Rodríguez. V Premio Jesús Domínguez. Primer Acto, 347 (julio-diciembre 2014): 116-153
  • “...